El aeropuerto de Málaga se pone a la cabeza en seguridad en los aterrizajes

Solo cuatro aeródromos en todo el mundo han implantando el sistema de navegación por satélite GBAS, que mejorar las prestaciones de la señal GPS

El aeropuerto de Málaga es el primero de España, el segundo de Europa y el cuarto en el mundo en el que se ha implantado el sistema de navegación por satélite GBAS, que mejora las prestaciones de la señal GPS en el aeródromo, con un alcance de 40 kilómetros y con el que el piloto puede realizar aproximaciones de precisión por ambas cabeceras de pista sin emplear los sistemas tradicionales.

Este novedoso sistema de navegación supone un avance tanto en seguridad como en ahorro de costes y operatividad para los usuarios del transporte aéreo. Así, cumple con la normativa europea y cuenta con la aprobación de la Agencia Española de Seguridad Aérea (Aesa).

A partir de este momento, cualquier compañía aérea que disponga de aeronaves equipadas y tripulaciones entrenadas podrán volar con GBAS, beneficiándose de sus elevadas prestaciones, según han informado este lunes en rueda de prensa responsables de Aena Aeropuertos.

Precisamente, el primer avión que utilizará esta tecnología es uno de Air Berlin, que aterriza a las 16.30 horas. Esta compañía ha colaborado con Aena en el proyecto desde 2012 y cuenta con varias aeronaves equipadas y certificadas para realizar vuelos GBAS así como con una tripulación formada y con experiencia en realizar este tipo de operaciones.

La puesta en servicio de los procedimientos de aproximación de precisión GBAS es un hito tecnológico de gran importancia para la navegación por satélite en el mundo y en España, han resaltado. De hecho, después de 50 años es la primera vez que en España se pone en servicio una nueva tecnología en sistemas de aproximación y aterrizaje de precisión.

 

15 AÑOS DE TRABAJO 

Este proyecto es el resultado de 15 años de trabajo, durante los cuales se ha pasado de un prototipo experimental hasta lograr el actual sistema (fabricado por la empresa Honeywell) en los que ha sido necesario realizar pruebas en tierra y en vuelo y cumplir con todos los requisitos normativos que requiere la puesta en servicio de este sistema puntero de navegación aérea.

La puesta en servicio del sistema GBAS supone la incorporación de nuevos servicios basados en tecnología de navegación por satélite en el portfolio de Aena. Este proceso se inició en el año 1999 en el que se llevaron a cabo las tareas de investigación y desarrollo realizadas junto con la Agencia Espacial Europea.

Posteriormente, Aena comenzó con la operación del sistema de navegación por satélite europeo, y, a continuación con su participación en la prestación del servicio en Europa.

GBAS complementa a los Sistemas Globales de Navegación por Satélite, mejorando sus prestaciones dentro de un área de servicio local. Está diseñado para dar servicio de aproximación final de precisión con la ventaja, frente a los sistemas actuales, de que con un único sistema es posible realizar diversas aproximaciones por todas las cabeceras de pista y por tanto se reduce la inversión en instalaciones.

El uso de esta tecnología de última generación aporta beneficios operacionales, como una mayor flexibilidad en el uso del espacio aéreo, y facilita aproximaciones más precisas y predecibles, han informado en rueda de prensa.

 

BENEFICIOS AMBIENTALES 

Este sistema GBAS conlleva también beneficios medioambientales por el uso de rutas más eficientes que ahorran combustible y reducen emisiones y niveles de ruido. Asimismo, la alta tecnología de este sistema permite disminuir significativamente los costes de mantenimiento y calibración respecto de los sistemas convencionales.

Consiste en una estación de tierra y un conjunto de antenas instaladas en el aeropuerto. A través de este equipamiento en tierra se reciben las señales GPS, se calculan correcciones mediante avanzadas técnicas de procesamiento de señal y se monitoriza la calidad e integridad de las señales de los satélites. A partir de ahí el sistema emite las correcciones diferenciales y los datos de la trayectoria para que el avión pueda realizar su aproximación a la pista.

Las aeronaves reciben tanto las señales de los satélites como la señal emitida por el sistema GBAS y, finalmente, generan a bordo la información de guiado que le permite aterrizar.

Fuente: Europa Press

Comparte

Recommended Posts