Edificio Inteligente: ejemplo de arquitectura sostenible

El Proyecto del edificio de oficinas del denominado “Edificio Inteligente” del Centro de Servicios Integrados para el desarrollo Estratégico Aeroportuario (CSI – IDEA), cuya construcción ya ha comenzado  será un referente de Arquitectura Sostenible para todas las construcciones que se localicen en la futura Ciudad Aeroportuaria de Alhaurín de la Torre.

Esta entrada nos servirá para recoger por escrito las claves de eficiencia energética de este edificio. Para exponerlas, se ha utilizado el trabajo de comunicación desarrollado por la Oficina Técnica Municipal para su exposición en el Congreso Greeencities&Sostenibilidad celebrado en Málaga el pasado año 2012.

CSI-IDEA “Centro de Servicios Integrados para el Impulso y Desarrollo Estratégico Aeroportuario y actuaciones anexas en Peñón Molina-Zapata” de Alhaurín de la Torre (Málaga) es la denominación del Proyecto que ha obtenido financiación de fondos FEDER para la revitalización de la barriada Peñón Molina-Zapata. Este Proyecto se enmarca dentro del Plan Estratégico de la Ciudad Aeroportuaria. Dentro los objetivos generales del Proyecto se establece como objetivo específico la creación de un edificio municipal inteligente para ubicar la sede de la gestión y desarrollo del Plan Estratégico de la Ciudad Aeroportuaria que permita activar una economía basada en el conocimiento y el espíritu emprendedor en torno a la industria auxiliar al sector aeroportuario. Este edificio será un referente a seguir en cuanto a arquitectura sostenible para los edificios terciarios que se asentarán en la Ciudad Aeroportuaria.

Situacion edificio

 

El edificio inteligente  ocupa en planta tan solo un 21% de la parcela. Se proyecta permeable al peatón en la planta baja para dejar pasar el parque bajo el edificio, manteniendo incluso los caminos existentes en la actualidad. Para minimizar el impacto del edificio a nivel del parque, el programa en planta baja se reduce al ascensor y al desembarco de la escalera. El edificio de esta forma funciona como un espacio de sombra en el parque, un gran árbol bajo cuya copa los vecinos pueden seguir disfrutando de un lugar de esparcimiento. El edificio se apoya en cuatro únicos pilares que se diseñan como esculturas vegetales.

Para el diseño en volumen del edificio se estudia el soleamiento actual de las viviendas a ambos lados del parque de forma que se garantice el soleamiento de las mismas durante el invierno. Para conseguir esto, el edificio se retira 16 metros de las fachadas de las viviendas. Con objeto de reducir el impacto visual que el edificio supone para las viviendas, las fachadas laterales enfrentadas a las mismas serán fachadas ajardinadas de modo que las viviendas mantengan las vistas “verdes” que tienen en la actualidad.

OrientacionTransversal

 

La fachada principal del edificio se orienta hacia la vía de comunicación cercana por donde se produce el acceso principal al barrio. Esta fachada tiene un fuerte componente “publicitario” o de llamada sobre la vía exterior de comunicación. Los huecos acristalados se protegen con lamas motorizadas y las partes ciegas se revisten con una fachada ventilada con acabado final en vidrio.

La fachada trasera orientada al noreste y al parque adopta una forma curva inspirada en las líneas más aerodinámicas de arquitectura aeroportuaria. El revestimiento metálico de la cubierta vuelve y reviste la parte baja del edificio como una piel continua confiriéndole un carácter más de objeto posado sobre el parque que de edificio propiamente.

El espacio interior de las oficinas se compartimenta con mamparas acristaladas lo que permite una sectorización de acuerdo con el programa de usos del edificio al tiempo que posibilita una permeabilidad visual de todo el espacio interior.

Orientacion

La superficie construida total del edificio es 1.019,50 m2 repartidos entre 85,50 m2 bajo rasante para albergar instalaciones, 316 m2 en planta baja a modo de gran porche abierto al parque y 618,50 m2 sobre rasante donde se desarrolla el programa de oficinas del edificio.

Edificio cero personas

 

El edificio reduce el consumo de energía no renovable necesaria para el uso del edificio aplicando una batería de medidas, entre las que destacamos:

 

  1. Diseño pasivo del edificio que permita reducir la demanda
  2. Mejoras en el aislamiento de la envolvente frente a la normativa de aplicación
  3. Aprovechamiento de la inercia térmica de los cerramientos y forjado para almacenamiento de energía como amortiguador térmico
  4. Sistemas eficientes en iluminación led
  5. Sistemas eficientes en climatización mediante condensación por agua en torre de refrigeración;
  6. Aprovechamiento de la energía térmica solar para la calefacción;
  7. Instalación de recuperadores en ventilación
  8. Generación de energía eléctrica fotovoltaica en la parcela igualando la demanda para conseguir un edificio de energía cero.

 

Comparte

Edificio Inteligente: ejemplo de arquitectura sostenible